Como hacer una buena presentación en público: La estructura (2/3)

Ahora que ya hemos definido la primera parte de una presentación ” El Contenido “, vamos a centrarnos en la Estructura. Como siempre, estructurar las cosas, ayuda a clarificar los conceptos, así que en una presentación no vamos a ser menos. Con una buena estructura, clarificaremos las ideas y sobretodo ayudaremos a captar la atención del público. Hay que tener en cuenta que como hemos comentado con anterioridad, lo más importante es el mensaje, que no es lo que quiero decir, sino, que es, lo que quiero transmitir.

La estructura de la ponencia debe de estar compuesta por tres partes:

  • Introducción
  • Cuerpo
  • Conclusión


El tiempo que debe de ocupar cada parte en la presentación se distribuye de la siguiente forma: 20% para la introducción, 60% para el cuerpo y un 20% del tiempo para la conclusión. Es fundamental no variar mucho estos pesos en el tiempo, ya que podemos diluir mucho nuestra comunicación.

Cuando hablamos de la introducción, debemos de decir, que esta se compone, de tres partes:

  • Apertura
  • Venta
  • Mapa

Es decir, la propia estructura la separamos en tres fases normalmente, aunque hay que decir que muchas veces podemos dejarla en dos ya que a veces la linea que separa las partes es realmente pequeña, y es difícil detectarlas.

Para empezar hablaremos de la apertura, nuestro objetivo aquí debe de ser, llamar la atención, es importante llamar la atención en esta fase, por que es la primera imagen que van a tener nuestros espectadores, si no conseguimos llamarles la atención, nuestros esfuerzos posteriores serán mucho mayores. Por lo que no debemos de perder esta oportunidad.

Hay una teoría que nos dice que solo necesitamos 7 segundos para hacernos una idea de una personal y luego unos 24 segundos para captar su atención, si durante este tiempo no conseguimos estos dos objetivos, nuestros esfuerzos posteriores para conseguir esto serán mucho mayores. Así que no pierda esta oportunidad de llamar la atención.

Para hacer una buena apertura, existen varios recursos que nunca fallan:

  • Preguntas
  • Anécdotas
  • Citas
  • Declaración

Si quieres ser más sofisticados, también podemos utilizar recursos visuales que impacten a nuestro oyente.

A continuación nos encontramos con la venta, y como su nombre indica debemos de vender nuestra ponencia, por lo que debemos de decir de una forma u otra que va a ganar nuestro oyente escuchándonos.

Y por último, tenemos el Mapa. En esta última parte de la introducción, debemos de explicar de que vamos a hablar, y en cuantas fases lo vamos ha hacer. Normalmente los expertos recomiendan que no se lancen más de tres ideas en una ponencia, ya que más puede provocar que se diluya el comunicado, y menos puede parecer muy pobre.

Una vez que tenemos la introducción controlada, debemos adentrarnos en el Cuerpo, es decir, en la parte donde toda la información se va  a concentrar. Aquí como regla general deberíamos simplificar la información en tres puntos. El motivo de hacer tres, es por que si tenemos más puntos de información podemos hacer perder el foco del usuario y si tenemos menos, la presentación puede quedar excesivamente pobre.

Por último tenemos la conclusión, la cual se divide en tres pequeñas fases. No hay que olvidar que esta parte nos ocupará solo un 20%, por lo que tendremos realmente poco tiempo. En la conclusión, lo primero que nos encontramos es el resumen de la ponencia. Es decir, un pequeño apartado, donde resumiremos los puntos más importantes de la ponencia.. Esta parte normalmente se puede introducir con las típicas frases de cierre, como “Para terminar…”, “Estamos terminando…”.

Posteriormente nos encontramos con la fase que se llama “Llamada a la atención”, esta parte es donde debemos de conseguir llamar la atención, invitar a la gente a que haga algo tras nuestra presentación, y por último tenemos el cierre.  Para muchas personas, cerrar una presentación puede ser realmente difícil, por ese motivo existen varias técnicas, aquí voy a explicar dos técnicas sencillas, la primera  es finalizar la ponencia con una pregunta, que permita al público reflexionar. La segunda opción es cerrar el circulo, es decir, empezar la ponencia hablando de un caso, y al final cerrar la ponencia, con lo que completamos el circulo de todo el cuerpo.

Posts relacionados:

3 Comments

  1. Pingback: Anonimo
  2. Pingback: Anonimo
  3. Pingback: Anonimo

Deja un comentario